Entrados de lleno en el personal branding, es momento de analizarlo a fondo y ver lo que esta magnífica estrategia de marca nos puede proporcionar. Es una estrategia más utilizada de lo que vosotros/as creéis, utilizado por empresas de tamaño grande, como por pequeños empresarios. En este artículo, conocemos los elementos y beneficios que produce.

Elementos del personal branding

En una estrategia de branding normal, los elementos serían el lema, el color, el nombre de la empresa o el logo. Sin embargo, en el personal branding los elementos van dirigidos a la persona, no hacia la representación de la empresa. Aquí nos encontramos con la primera diferencia considerable respecto al branding más ordinario.

Respecto al personal branding, los elementos son la imagen física de la persona, la historia que tenga, su voz, su forma de hablar y el mensaje que desprende y su actividad en internet. Como ya os he dicho, son elementos que circulan alrededor de la persona.

Beneficios del personal branding

Existen ciertos motivos, denominados beneficios, que nos impulsan a recurrir a estrategias de personal branding. A continuación, hacemos una enumeración selectiva:

  1. Visibilidad. Con el personal branding nuestra marca personal será mucho más visible porque te verán tanto personas, como empresas, que es lo que nos interesa.
  2. Valor. El personal branding alza nuestra marca, aportándole valor frente a las demás, lo que produce un efecto domino: ganas visibilidad, enseñas valor = cierras relaciones comerciales.
  3. Crédito. No hablamos del crédito dinerario, sino que nos referimos a la credibilidad que tengamos. Si logramos que nuestro público objetivo nos vea como alguien que habla con rigor y que se expresa correctamente, considerará que tenemos crédito o credibilidad.
  4. Mayor posibilidad de triunfar. Es obvio que, si todo lo anterior lo cumplimos, tendremos mayor éxito que si no lo hacemos. Todo gira en torno a la imagen que proyectemos a la sociedad.
  5. Confianza. Este es un valor muy positivo que es difícil de conseguir en la relación empresa-consumidor. Internet está infestado de tantas empresas que provoca fatiga en el consumidor a la hora de decantarse por una de ellas. Con el personal branding conseguimos fidelizar y aumentar la confianza.

Como veis, el personal branding es una de las mejores decisiones que podemos tomar, si tenemos una marca que se centre en nosotros o un proyecto personal. Así que, no dudéis en recurrir a él.

Compartir es fantástico, ¡Hazlo!

Comparte esta entrada con tus amigos
close-link